Alcaldía

Ayuntamiento

SALUDA DEL ALCALDE 

Situado a menos de 18 kilómetros de Salamanca, en dirección a la Sierra, el pueblo de Morille ofrece al vecino y al visitante las mejores posibilidades de la vida en el campo: la proximidad a la capital y la sensación cierta de hallarse en plena naturaleza.

No es posible reducir los encantos y los encantamientos de Morille a unas líneas: está, en principio, su cuidada y característica arquitectura de piedra, en la que se conjugan las construcciones tradicionales y las más vanguardistas; sus calles anchas, espaciosas, repletas de sorpresas. ¡No hay casa en Morille que no tenga su patio, su jardín, su corral o su huerto! Está luego un entorno amplio y abierto a los cuatro puntos: la dehesa del Campo Charro, los altos de Somade que preludian la Sierra, los muchos caminos, veredas y cañadas que es preciso recorrer por el simple placer de la marcha...

Porque Morille es una encrucijada: una encrucijada de riberas, de tránsitos ganaderos, y de la Vía de la Plata o Camino de Santiago. En Morille nace el Zurguén, ese modesto arroyuelo que atraviesa la plaza del pueblo y muere junto al Puente Romano, y al que cantaron los mejores poetas de nuestro siglo XVIII. Los cordeles y cañadas de Morille brindan hoy las mejores oportunidades para el ecoturismo. Y está, por supuesto, el Camino que lleva a Santiago: ¿qué puede haber mejor que pernoctar en Morille y luego recorrer el encanto de unos pocos kilómetros, perdido en pleno campo, con la vista puesta siempre en las torres de Salamanca?  

Hoy el pueblo de Morille y su corporación municipal trabajamos para revitalizar todos esos valores, conscientes de que el mestizaje del pasado y del futuro es el único camino, la única vía posible hacia la pervivencia..

Manuel Ambrosio Sánchez Sánchez
Alcalde de Morille